Consejos para las altas temperaturas: cómo evitar los golpes de calor

Rate this post
Con el verano llegan las altas temperaturas y las temidas olas de calor. Nos cuesta descansar, nos cansamos más y hacer cualquier cosa nos resulta mucho más difícil. No obstante no se trata solo de una cuestión de comodidad. Las altas temperaturas pueden resultar perjudiciales para la salud, especialmente para colectivos más vulnerables como los ancianos, los niños o las personas enfermas. De hecho, 13.300 personas fallecieron en España entre 2000 y 2009 con consecuencia de las sucesivas olas de calor que acontecieron Es importante saber qué hacer y cómo actuar para prevenir los llamados golpes de calor. 

A continuación vamos a ayudarte con una serie de consejos:

  1. Hidratación: En las épocas muy calurosas deberías tener una botella  de agua siempre a mano para prevenir la deshidratación. Aunque algunas personas prefieren el agua muy fría lo cierto es que los expertos recomiendan que el agua no sea fría en exceso, ya que el contraste de temperatura con nuestro cuerpo puede provocar un aumento de temperatura por compensación y que suframos más calor.

Hidratación

  1. Evita permanecer en el exterior en las horas centrales del día: en los días de más calor evita estar en el exterior en las horas centrales, ya que independientemente de que estemos al sol o a la sombra siempre es arriesgado. Lo más adecuado es permanecer en interiores y protegidos de la luz hasta que el sol empiece su caída. 
  2. Usa sombrero y camina siempre por la sombra: si no puedes evitar salir en horas de máximo calor protégete la cabeza y evita permanecer al sol siempre que puedas. 
  3. No hagas deporte en exteriores durante el día: cualquier actividad al aire libre no debería realizarse durante una ola de calor hasta la puesta total del sol. El ejercicio físico, sobre todo si es intenso, puede disparar la temperatura corporal y aumentar la probabilidad de sufrir golpes de calor y deshidrataciones.
  4. Las duchas con agua tibia: Cuando te duches en épocas muy calurosas del año hazlo con agua tibia, que no sea ni fría ni caliente. De esta manera te quitará el calor con su evaporación. Si el agua es demasiado fría, el cuerpo subirá la temperatura corporal a pesar de lo que pueda parecer.
  5. Mójate con frecuencia en la piscina: para evitar la hidrocución es recomendable mojarse con frecuencia. No esperes a que suba mucho tu temperatura corporal cuando estés en la piscina para refrescarte, ya que un cambio térmico demasiado brusco puede provocarte el clásico ‘corte de digestión’. Si sientes mareos, dolor de cabeza o sensación de somnolencia mientras te estás bañando deberás salir inmediatamente del agua. Vigila siempre a los niños cuando estén en la piscina y asegúrate de que siguen estos mismos consejos.
  6. No dentro del coche: ni los niños, ni las personas mayores ni las mascotas deben quedarse dentro del coche ni siquiera por unos pocos minutos. La temperatura en el interior de un vehículo se dispara y esto durante una hora de calor puede llegar a ser muy peligroso.
  7. Cuida tu alimentación: tomar abundante fruta y verdura te ayudará a hidratarte y además te aportará la fibra vegetal y las sales minerales que necesitas. Además el ingerir alimentos de digestión ligera evita que la sangre se concentre en el estómago. De esta manera se favorece que el sistema circulatorio trabaje como refrigerador corporal. Consejos para las altas temperaturas: cómo evitar los golpes de calor
  8. Modera la temperatura del aire acondicionado: Un aire acondicionado con una temperatura demasiado baja además de resecar tus mucosas puede entumecer los músculos y provocarte problemas por cambios bruscos de temperatura si sales a la calle. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here